martes, 25 de enero de 2011

HÍGADO GRASO o ESTEATOSIS

Si hay un órgano vital para nuestra salud y que esté siendo maltratado por nuestra sociedad “moderna”, ese es, sin duda, el hígado. Es la glándula de mayor peso del cuerpo, aproximadamente 1,4 Kg en el adulto. Se ubica debajo del diafragma y tiene dos partes llamadas lóbulos, siendo el derecho el de mayor volumen, y ocupando el lado superior derecho del abdomen. El hígado es un órgano que se encarga de purificar la sangre y realiza algunas de las tareas de la digestión, los hepatocitos secretan cada día de 800 a 1000 ml de bilis que se guarda en la vesícula biliar y que ayuda a digerir las grasas. Almacena vitaminas y minerales y destruye bacterias y sustancias tóxicas. Su importancia es tal que, aproximadamente realiza 600 funciones y se le ha llamado el laboratorio del cuerpo.

Se dice que hay un hígado graso cuando en las células hepáticas, (los hepatocitos) se muestra una acumulación de grasa y además se pueden dar diversos grados de inflamación y tejido cicatricial (fibrosis).
En muchos casos esta enfermedad no da síntomas y el enfermo se entera cuando en un análisis de sangre aparecen las transaminasas o aminotransferasas elevadas (ALT y AST) o, porque en una ecografía, resonancia magnética, etc., aparezca este órgano más brillante de lo normal. Aunque la única prueba diagnostica que aclara si se tiene esta enfermedad es la biopsia hepática.
La mayoría de pacientes pueden vivir perfectamente con esta enfermedad y no desarrollar una enfermedad más grave, sin embargo, una minoría puede generar fibrosis y llegar a una cirrosis hepática.

Causas y factores de riesgo:
No se conocen las causas. Al igual que en otras enfermedades del hígado se conocen sus causas víricas, en este caso no es así.
Lo que si se sabe son sus factores de riesgo:
            Alcoholismo
            Incide más en el sexo femenino
            Diabetes tipo II (no se inyectan insulina)
            Hipercolesterolemia
            Hipertrigliceridemia
            Obesidad
            
Es decir, casi todos los factores de riesgo tienen que ver con nuestro estilo de vida y nuestra dieta. O somos conscientes que no podemos curarnos si no cambiamos ese estilo de vida, o estamos obligados a padecer ésta y otras muchas enfermedades de las llamadas “de la sociedad de la opulencia”.

Medicina natural
La medicina natural nos puede ayudar en el tratamiento de esta enfermedad, siempre con la premisa de que en medicina natural no hay enfermedades sino enfermos y que el tratamiento siempre será holístico, es decir, habrá que tratar a la persona en su conjunto tratando así su enfermedad.
Sería conveniente comenzar con una limpieza del hígado que podría ser la que Andreas Moritz aporta en su libro: "Limpieza Hepática y de la Vesícula", o el protocolo que se emplea en la terapia de la Dra. Clark.

Fitoterapia
Dentro de las muchas terapias que tenemos a nuestra disposición para tratar esta enfermedad la fitoterapia es de las más importantes.
El cardo mariano, el diente de león, la alcachofera, el jengibre, el té verde, la cúrcuma, el regaliz, la fumaria, el boldo y la zanahoria, nos ayudaran a vencer a esta enfermedad.
     Tisana para descongestionar el hígado:
             Boldo                20g
             Fumaria             10g
             Romero             20g
             Diente de León  20g
             Malva (flores)    10g
             Anís verde         20g
      Hacer una infusión con 5g de la mezcla en 100ml de agua
      Tomar dos o tres veces al día, antes de las comidas

* Nota: Las infusiones se hacen echando el agua caliente sobre las hierbas y dejándola reposar durante unos minutos. Nunca al revés.

Alimentación
Hay que evitar la ingesta de grasas de origen animal, incluyendo también la mantequilla y las margarinas aunque tengan un origen vegetal.
Quitarse, o disminuir, el consumo de productos lácteos como la leche y el queso curado, si nos gustan los lácteos podemos tomar yogurt o kéfir con moderación.
La azúcar y los dulces hay que reducirlos drásticamente. Es una falacia la frase de que "es el alimento del cerebro" que se dice para justificar el consumo de azúcar. El cerebro, y la mayoría de nuestro organismo, necesita glucosa y la obtiene de los carbohidratos o glúcidos también llamados azúcares, pero de estos hay de dos tipos: de absorción rápida y de absorción lenta, con los primeros sube enseguida el nivel de azúcar en la sangre (índice glucémico), sin embargo para asimilarla y metabolizarla el organismo sufre un fuerte desgaste energético posterior y una perdida de nutrientes (minerales y vitaminas). El azúcar se almacena en forma de glucógeno, que se descompone y pasa a la sangre en forma de glucosa. si esto lo hace rápidamente el páncreas, al subir el índice glucémico, descargue más insulina y la glucosa, al no poder ser utilizada por el organismo en su totalidad, se convierta en grasa. Los carbohidratos de acción retardada permiten un equilibrio de la glucosa en la sangre haciendo trabajar menos al páncreas y aprovechan mejor la energía del alimento.
Podremos utilizar los endulzantes naturales como el sirope y la stevia y en su defecto la sacarina.
Deberemos ingerir proteínas vegetales en abundancia, aumentar nuestra ingesta de cereales integrales y hacer buen uso de los vegetales.

Las vitaminas y complementos
La vitamina C y la vitamina E por su acción antioxidante son imprescindibles en este tratamiento.
El cardo mariano, la raíz de diente de león, el regaliz y el ácido alfalipoico, son grandes antioxidantes y se afirma que el cardo mariano favorece el crecimiento de nuevas células. La alcachofa, tanto en capsulas como en nuestra alimentación es fundamental en la lucha contra esta enfermedad.

El ejercicio físico y el estilo de vida
A cualquier edad es muy importante, nos ayuda a perder peso y serena nuestra mente. También nos aporta energía que es imprescindible para lograr un cuerpo sano.
El Tai Chi, el Qi Qong, el Yoga, el Pilates, etc., son ejercicios suaves, pero muy eficaces para lograr una salud equilibrada. Estos ejercicios hay que realizarlos todos los días, aunque solamente empleemos en ello 10 minutos. Es nefasto y peligroso plantearse el ejercicio como algo que se hace los fines de semana y el resto de la semana no hacer nada.
Para los más adelantados en técnicas orientales, la meditación es muy beneficiosa para ésta y para todas las enfermedades.
Según la MTCH la energía del meridiano del Hígado está en su cenit de las 01 a las 03 horas (solares). En estas horas deberíamos estar en la cama descansando y dejando al hígado realizar todas sus funciones metabólicas vitales. Aquella persona que salga mucho por la noche y que su ocio esté regado de alcohol, es una firme candidata a tener el hígado graso o algo peor.


MEDICINA CHINA

La medicina china sabemos que no contempla enfermedades sino síndromes y esta enfermedad estaría comprendida en el de humedad y flema, el hígado, para la medicina china es más que un órgano y se habla de la "energía" del hígado. Es muy sensible a las emociones, concretamente la ira puede dañar sus funciones. Cuando se tiene depresión, o ira continuamente, el hígado se bloquea y deja de realizar sus importantes funciones.

En medicina china, la humedad, es un exceso de mucosidad que es segregada en las vías respiratorias, pulmones, garganta y senos nasales y que si no es eliminada por el cuerpo puede llegar a solidificarse y convertirse en flema y en último extremo a convertirse en Tan. Esto hace que la energía del cuerpo o Qi se estanque y no fluya por él. El exceso de alcohol, y de las comidas muy grasas se transforman en humedad calor. El bloqueo de Qi hepático hace que las sustancias que normalmente circulan por el cuerpo se precipiten y depositen en forma de grasa. Así que el hígado graso sería una consecuencia de la acumulación de flema que hace que la energía se ralentice en el organismo y que los órganos no funcionen normalmente. La flema, normalmente, es una consecuencia de la insuficiencia del Qi del BP. 
La lengua aparecerá con una saburra viscosa que será blanquecina si el síndrome va acompañado de frío y amarillenta si de calor.

El tratamiento, por tanto, ha de ser para transformar o eliminar la flema, desbloqueando el Qi de H. Para ello tonificaremos el B y activaremos Xue.
Tonificar B: 2 B, 9 B, 20 V, 12 Rem
Eliminar flema: 40 E, 3 B
Desbloquear el Qi de H: 3 H, 5 H, 6 H, 18 V,  14 H,

También convendría activar Xue: 9 P, 6 B,10 B, 17 V, 4 Rem.

Formulas: Xiao Yao Pian.
Coordina el funcionamiento de Hígado y Bazo
                        Tonifica la función del Bazo y de Xue
                        Elimina el estancamiento de Qi de Hígado
                        Tonifica Xue
                       Desbloquea la obstrucción hepática, dispersando el estancamiento de Qi de Hígado que libera las vías de paso.

2 comentarios:

  1. Muy bien fernando, te lo has currado.
    Mi higado te lo agradecerá.

    ResponderEliminar
  2. HOLA DISCULPEN ENTIENDO QUE EL HIGADO TIENE COMO ASPECTO NEGATIVO LA IRA Y MANEJA LA TOMA DE DECISIONES. PERO ME PREGUNTO, DE DONDE SALE EL CARACTER?. EL CARACTER DE UNA PERSONA NO NECESARIAMENTE TIENE QUE SER IRA, SINO QUE TIENE FUERZA PARA DECIR LAS COSAS SIN MIEDOS. MI FB ES OMAGON15@HOTMAIL.COM. POR FAVOR RESPONDANME. GRACIAS.

    ResponderEliminar